DOCENCIA Y VALORES
PDF

Cómo citar

VILLA VILLA, S. I. (2017). DOCENCIA Y VALORES. Advocatus, (28), 11-14. Recuperado a partir de http://ojsinvestigacion.unilibrebaq.edu.co/ojsinvestigacion/index.php/advocatus/article/view/751

Resumen

Desde la antigüedad, la ética,  ha estado asociada a la visión que sobre el ser humano y su educabilidad se ha tenido en cada época, contexto y  cultura, como una producción espiritual, intelectual, ideológica y cultural, por lo que sus conceptos y representaciones acerca del bien y el mal, de las virtudes, normas, principios y valores, están marcadas por estas característica, aunque en su esencia más profunda expresen una continuidad en cuanto a aspectos de la vida humana, que está en permanente actividad, en la interacción y relaciones de convivencia con los seres humanos, otros seres vivos y su medio ambiente, en general.

Por las razones,  la ética, como parte del sistema de conocimientos de la humanidad y, por ende, de su cultura, contribuye a la conformación de una visión más integral de la realidad social, del ser humano y de su contexto, de su forma de ser y de su educabilidad moral, es por eso que la globalización, el desarrollo del conocimiento científico y tecnológico, las contradicciones de los contextos de los países desarrollados y subdesarrollados, sus impactos en la educación, las nuevas tendencias económicas  y humanistas la educación, la crisis de valores en la contradicción de la ética del ser y de la ética del tener y todo vale, abren paso  a un nuevo rol del docente para su labor educativa, siendo imprescindible que tener siempre presente el enfoque ético, axiológico y humanista, que marca las posiciones no solo filosóficas que se asumen sobre el ser humano, el mundo en que vive y su educabilidad, sino que caracteriza a la labor con los seres humanos, en la que cualidades y valores personales del educador desempeñan un importante papel.

En todas las épocas, incluso en esta de las nuevas tecnologías,  las que cualidades y valores personales del educador desempeñan un reconocido e importante papel, porque los avances tecnológicos no sustituyen el papel humano de los sentimientos, afectos interpersonales, normas y costumbres morales elementales o trascendentales.  Convivir en armonía y paz, como objeto del complejo proceso de la formación de las personas, problema no resuelto por la educación en el siglo XXI, constituye un reto al docente de la actualidad quien debe facilitar la construcción de una nueva  visión integradora del ser humano y del propio proceso de su educación y formación, para formar el ciudadano del mundo que afronte las transformaciones actuales sin dejar de lado los principales valores y principios para lograr una sociedad equitativa.

PDF